Cuentan las ancianas que en la noche más oscura del año, el solsticio de invierno (llamado YULE), renace el Dios que murió en Samhaín. La diosa trae al mundo al Niño-Sol, la chispa de luz en la oscuridad, el nacimiento de la semilla que poco a poco germina para ganarle la batalla a los espíritus del frío.

En la noche más oscura, prendemos el fuego para quemar todo lo viejo y empezar a dar luz al nuevo ciclo que vendrá. Así, en la quietud del frío más denso, reflexionar profundo, meditar y resguardarse.

En la noche más oscura protegeremos las puertas con ramilletes de muérdago y en los altares, ofrendas de laurel, naranjas y nueces. Arderán los inciensos de mirra y tomaremos infusiones de canela y jengibre.

Si vas al bosque, verás la muerte manifestándose en la naturaleza. Sin embargo si cierras los ojos y escuchas, podrás oír el eco vibrante de la vida: Latente, dormido y paciente.

Cuentan las ancianas que la oscuridad es sólo el período de tiempo entre dos días, y así, con la fe en la rueda del año, que gira y gira sin cesar, podremos atravesar la noche más oscura del año.

DALE AL PLAY Y DESPLIEGA LA MAGIA, AQUÍ.

Espero que la información compartida sea pura medisssina para ti.
¡Gracias por escucharme y dejarme entrar en tu mundo!

Te mando un abrazo lleno de calma,

Llena tu útero de calor, cobijo y placer con plantas de fuego.

Aquí tienes mi regalo de bienvenida. Una receta de alquimia herbal para el útero frío. El primer paso es desencallar ese frío interno para recuperar la capacidad pulsátil, es decir, el latido, oscilante y modulado, en vez de la contracción, el espasmo y la rigidez.

Como elaborar óvulos vaginales para mimar tu salud ginecológica…

aunque no sepas nada de plantas medicinales. Aprenderás el paso a paso para crear tus propios óvulos vaginales y una exquisita maceración con plantas medicinales. Conocimientos adecuados, aplicados de manera correcta.

Deja un comentario